Con la creciente necesidad de compartir y conocer, nacieron los blogs que han evolucionado y se han expandido; nadie puede negar su atractivo (Forbes reporta que el 77% de los usuarios de Internet visita blogs diariamente).

Los blogs han tomado una gran cantidad de herramientas y pronto comenzaron a volverse más complejos; la fotografía y el diseño se volvieron una parte inherente de ellos y con este material audiovisual en ellos, aumentó su atractivo. Más tarde llegaron los blogs en vídeo, video blogs o vlogs.

La famosa vlogger Zoella en entrevista para Vogue.

La famosa vlogger Zoella en entrevista para Vogue.

 

Aunque al principio era complicado hacer y compartir contenido en vídeo, una gran cantidad de factores como las nuevas tecnologías, accesibilidad de equipo de vídeo, los programas de edición, las conexiones de banda ancha y el posicionamiento casi preferencial en buscadores han dado alas a los vlogs.

El vídeo atrae más; con la imagen en movimiento, el audio y texto sencillo, la información da una sensación más cercana, fiable y fácil de entender.

vlogss

Fuente: Cocina para todos en Youtube

 

¿Esto es suficiente para explicar su gran atractivo? En parte sí.

En los vlogs suele aparecer el autor del vlog, que a su vez es quien graba y edita. Habla directamente a la cámara como una interacción directa con quien lo ve; poder conocer a la persona detrás del contenido y la sensación de intimidad y cercanía es una de las claves del éxito.

cristineeee

 

Además, esto permite generar empatía con el autor del vlog, algunos vloggers generan un personaje con el tiempo y sus seguidores se identifican con este personaje como Yuya, Werevertumorro, Musas o Mis Pastelitos e incluso pueden llegar a tener comunidades y clubs de fans como la Bro Army de PewDiPie.

El contenido puede ser muy variado, siendo los vlogs de anécdotas del día a día del autor los más populares seguidos por los tutoriales o reseñas y los gameplays.

Día a día de un vlogger

 

¿Debo incluir vídeos en el blog? Podrías considerarlo, sé que “dar la cara” y las reacciones que pueda ocasionar asustan, pero puedes sacarle partido a los vlogs o a pequeños vídeos para dar fuerza al contenido del blog. Sobre todo cuando hablamos de manualidades o DIY, cocina, belleza o tips mostrar en vídeo el proceso y el resultado mejora la comprensión y confianza en obtener resultados del lector.

Puedes crear una cuenta a Youtube o Dailymotion (las plataformas líderes), subir tus vídeos ahí  y vincularlos a tu blog desde ahí. Puedes seguir subiendo vídeos ahí y complementar tu blog con tu canal.

Estos no necesariamente tienen que ser vlogs, puedes hacer vídeos cortos para enlazar a tu blog, una práctica muy común en Intsagram.

tastyyy

 

Es necesario recalcar que no solo consiste en ponerse frente a la cámara y hablar. Hay que cuidar una serie de detalles, determinar la audiencia, los recursos de los cuales disponemos, la duración del vídeo, la plataforma ideal y captar y mantener la atención de la audiencia.

Fuentes:

Hay 0 comentarios